jueves, 8 de julio de 2010

Quién es Leopoldo Castillo alias el Mata Cura




¿Quién es Leopoldo Castillo alias el Mata Cura?

Leopoldo Castillo es el atorrante conductor del programa "Aló ciudadano" que se transmite diariamente en directo por la mini-cadena mediática que conforman la televisora venezolana Globovisión y el circuito radial Belfort.

Dicho programa es francamente popular entre los opositores al gobierno de Hugo Chávez más intolerantes, a juzgar por el tono de las intervenciones de los oyentes cuyas llamadas son transmitidas al aire en vivo, así como de los mensajes de texto que son enviados por servicio SMS desde teléfonos móviles celulares, los cuales son publicados en directo.

El estilo "periodístico" del señor Castillo, profundamente descalificador de los miembros del gobierno y abiertamente incitador de la intolerancia hacia sus partidarios, resulta realmente incongruente con la sempiterna denuncia de este personaje sobre supuestas restricciones a la libertad de expresión en Venezuela.

Lo más repugnante de Leopoldo Castillo para refrescarle la memoria a David García y a quienes lo hayan olvidado, lean lean lean...!!!

Castillo, apodado "el Matacuras", ha sido acusado en numerosas ocasiones de tener profundos vínculos con la ultraderecha salvadoreña en los años ochenta, que, usando grupos paramilitares y a los propios militares de ese país, asesinó y desapareció a cientos de personas, incluyendo a representantes de la Iglesia Católica que apoyaban o simpatizaban con los sandinistas. El más conocido de todos es el monseñor Oscar Arnulfo Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980 por haber denunciado los abusos a los derechos humanos realizados por el gobierno del general Carlos Humberto Romero. También se recuerda a cuatro personas (las monjas Ita Ford, Maura Clarke, Dorothy Kazel y la laica Jean Donovan), quienes fueron violadas y asesinadas por varios ex guardias nacionales la noche del 2 de diciembre de 1980.

Leopoldo Castillo es acusado por distintas fuentes de "pasar información" a miembros de la Operación Centauro, encargada de eliminar a los religiosos que simpatizaban con el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional.

Castillo reconoció recientemente que fue embajador en El Salvador por siete años, hasta 1982.